En la cría del caballo debemos conocer la importancia de los minerales en su desarrollo, pues, para las distintas actividades que desarrolla, es muy importante la osificación de su esqueleto para cumplir con su cometido. El caballo desarrolla totalmente su esqueleto a los tres años de edad, y para que llegue a término convenientemente, debemos ayudarle en su mineralización. 

Los caballos pertenecen al escaso grupo de animales que sudan en todo el cuerpo, el sudor constituye en ellos una especie de mecanismo de termorregulación, y ocurre del siguiente modo: la sangre bombeada por el corazón hacia las zonas cercanas de la piel hace que se libere agua y sales minerales, lo que permite que la temperatura de estos animales descienda. Esta pérdida de agua va acompañada de sales minerales, esenciales para la transmisión de los impulsos eléctricos a las masas musculares, por lo que, si no las compensamos, ocasionará una pérdida en su capacidad para utilizar las fibras musculares en el ejercicio que deban desarrollar.

El sudor de la mayoría de los caballos solo moja todo el cuerpo, lo que apreciamos con nuestra vista, o mojamos totalmente nuestra mano si la pasamos sobre su cuerpo; pero los caballos de carrera, después de una dura competencia, amén de mojado, presentan en la superficie del cuerpo una cantidad considerable de espuma blanca, lo que nos indica la pérdida de gran cantidad de sales minerales, y esta secreción es albuminosa.

¿Para qué proporcionamos Sales Minerales a los Equinos? A) Para lograr un aumento en la fertilidad. B) Para obtener un aumento en el desarrollo de la masa corporal. C) Para lograr disminuir el porcentaje de crías débiles o muertas al nacimiento. D) Para evitar los problemas de perversión del gusto (pica o malasia). E) Para lograr disminuir la cantidad de abortos no infecciosos. F) Para lograr prevenir enfermedades de las masas musculares.

Esperamos haber podido ayudaros y si no es así y os falta información no dudéis en hacer un comentario para que os podamos aclarar cualquier duda. Os esperamos en la siguiente entrada de nuestro blog. Mientras tanto...¡¡A seguir haciendo lo que más nos gusta, montar a caballo!!